Inicio RecetasPlato principal Cuartos de pollo asado con patatas panaderas

Cuartos de pollo asado con patatas panaderas

by La ladrona de naranjas
Cuartos de pollo asado

Hoy me he levantado sin muchas ganas de complicarme la existencia y quería preparar algo sencillo pero reconfortante para comer. Así que, ¿qué tal unos cuartos de pollo asado, jugosos por dentro y dorados por fuera, con sus buenas patatas panaderas? Un plato sencillo pero riquísimo y lleno de sabor. La típica comida de domingo en familia.

He elegido los cuartos traseros porque creo que dan mucho mejor resultado que el pollo entero en el horno. Además a la hora de servir, siempre me encuentro con que todo el mundo quiere muslo y nadie quiere la pechuga. Normal, porque por mi experiencia, por mucho mimo que le pongas, la pechuga casi siempre queda seca.

Después de hacer esta receta muchas veces de distintas maneras, que si más o menos temperatura, con líquido o sin él, con tapa o sin tapa, distintos tiempos, etc…, poco a poco he ido perfeccionándola hasta dar con el cocinado perfecto. Y por eso es una de mis bazas clave para cuando quiero preparar algo fácil y que no falla nunca.

¿El resultado? un pollo delicioso, tierno y jugoso por dentro y al mismo tiempo, crujiente y dorado por fuera…

Pollo asado super crujiente

Detalles antes de comenzar

DificultadRacionesTiempo de preparación Tiempo de cocinado
FácilPara 4 pax.45 minutos 60 minutos al horno a 180° + 10 minutos a 200°

Ingredientes para los cuartos de pollo asado con patatas panaderas

  • 4 cuartos traseros de pollo (si es pollo ecológico de corral, mejor que mejor)
  • 8 patatas medianas
  • 1 cebolla en juliana
  • 1 tomate maduro de pera o rama en concassé
  • 5 ajos medianos
  • 1 limón mediano (la piel y el zumo)
  • 150 ml de vino blanco
  • 250 ml de agua
  • 1 hoja de laurel, tomillo o finas hierbas

Elaboración de los cuartos de pollo asado con patatas panadera

1.Empezamos salpimentando los cuartos de pollo y marcándolos con un poco de aove en la cazuela donde los vayamos a asar si es posible, porque después desglasaremos con vino blanco para recoger todo el sabor que deje el pollo en la cazuela. Añade también 3 ajos enteros y el laurel para aromatizar bien el aceite.

Yo utilizo una cazuela baja de la marca Bra, porque puedes empezar cualquier guiso en el fuego y terminarlo al horno. Y además, así ensucio menos cacharros. Pero si no tienes ninguna cacerola apta para fuego y horno, puedes pasar los cuartos de pollo a la fuente de horno una vez marcados.

Cuartos de pollo al horno

2. Una vez marcados por todas partes, los apartamos y hacemos lo mismo con las patatas cortadas en rodajas de 1 cm de grosor aprox.

Si es necesario añadimos un poco más de aceite, pero no te pases. Mejor ir añadiendo poco a poco según se va necesitando. Las vamos dorando por tandas y las apartamos junto con el pollo.

Aún seguirán crudas por dentro, pero al marcarlas, conseguimos ese toque tostado y también que guarden mejor la forma durante el asado.

Patatas panaderas al horno

3. En la misma cazuela rehogamos la cebolla y 2 ajos pelados y machacados. (En este momento puedes añadir la verdura que quieras: zanahoria, pimiento, … )

4. Y por último, cuando la cebolla se vea translúcida, añadimos el tomate en concassé y la piel del limón en lascas finas (sólo la parte amarilla, ojo! que la blanca amarga). Añade también las hierbas que más te gusten (la mezcla de finas hierbas o el tomillo van muy bien).

5. Formamos una cama con las patatas y disponemos encima el pollo con la piel hacia abajo. Vertemos el vino y dejamos que se evapore un poco.

6. Cuando deje de oler a alcohol, añade el zumo de limón y el agua. Ponemos la tapa y metemos al horno en la parte casi baja (entre el medio y el fondo) a 180 grados durante 60 minutos con calor arriba y abajo y ventilador si tu horno tiene. El ventilador hace que se distribuya mejor el calor, pero si no tiene, no pasa nada. Quedará rico igualmente.

Tanto el líquido como la función de la tapadera sirven para que el pollo se vaya cocinando al vapor y al mismo tiempo, los jugos que soltará el pollo formarán parte de la salsa final. Si no dispones de tapadera, puedes taparlo con papel de aluminio.

7. Los últimos 10 minutos, retiramos la tapa. Ponemos la cazuela o fuente a la mitad del horno y subimos a 200 grados con calor sólo arriba para que termine de dorarse y la piel se ponga crujiente (si tu horno tiene función de gratinar, mejor que mejor). Durante esos 10 minutos, vigila el asado porque cada horno es diferente y puede que el tuyo tarde más o menos tiempo. Sácalo cuando esté tan dorado como a tí te guste

Pollo asado super tierno
Cuartos de pollo asado con patatas panaderas

Consejos

Deja reposar el pollo unos 10 minutos antes de hincarle el diente y prueba las patatas para ajustar el punto de sal y pimienta negra.

Si te ha quedado liquído en el fondo, mueve la cazuela en círculos para emulsionar la salsa que por cierto, estará deliciosa. Puedes verterla en una jarrita para que cada uno se eche a su gusto y a chuparse los dedos.

Muslos de pollo asado con patatas

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja un comentario

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo

 

 

Bienvenido a La ladrona de naranjas, un espacio donde quiero compartir contigo mis mejores recetas.

Cada día apuesto más por la sostenibilidad, así que mi cocina es una cocina sencilla y de temporada, con productos  ecológicos y en su gran mayoría de cercanía. 

Espero impaciente tus comentarios, sugerencias o lo que te apetezca compartir!

@2022 – All Right Reserved. Designed and Developed by La ladrona de naranjas

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo