Inicio RecetasPlato principal Garbanzos con calabaza y quinoa

Garbanzos con calabaza y quinoa

by La ladrona de naranjas
Potaje de garbanzos con calabaza

Hoy me apetecía aprovechar estos días últimos de la primavera en que aún no hace tanto calor, para elaborar un potaje calentito de garbanzos con calabaza y quinoa.

Es un plato muy ligero y sano, y al mismo tiempo muy versátil, ya que que puedes elaborar varias versiones añadiendo espinacas en vez de judías verdes, huevo duro, zanahoria, o cualquier otro cereal en vez de quinoa.

Cuando hago algún guiso como éste, procuro hacer el doble y congelar la mitad para otra ocasión, así que las cantidades de los ingredientes que figuran más abajo, darían aproximadamente para 4 personas x 2 veces.

Es muy sencillo de preparar y el elemento diferenciador de este potaje de garbanzos con respecto a otros, es que casi todas las verduras que lleva, van asadas.

Si quieres simplificar la receta, también puedes hervir todo junto con los garbanzos, pero creo que asando las verduras, se obtiene un caldo con más profundidad de sabor. Por otro lado, he añadido quinoa para que junto al garbanzo, obtengamos proteína completa.

Por si no lo sabías, las legumbres poseen un alto contenido en proteína pero esta proteína no es de cadena completa (no contiene todos los aminoácidos). Así que si les añadimos algún cereal, se complementan a la perfección y obtenemos toda la cadena de aminoácidos necesaria para obtener proteína completa y biodisponible para nuestro organismo.

Además la quinoa ayuda a espesar un poco el caldo y añade también una textura diferente.

El resultado es un plato muy rico y nutritivo. Y sin duda, estos garbanzos con calabaza y quinoa es una de esas recetas que mejora notablemente al día siguiente, por lo que te sugiero prepararlo con un día de antelación.

Detalles antes de comenzar

DificultadRacionesTiempo de preparación Tiempo de cocinado
Fácil
Para 4 personas
40 min20 min aprox
DificultadRacionesTiempo de preparación
FácilPara 4 personas
(2 veces)
30 minutos aprox
Tiempo de cocinado
– Verduras asadas: 1 hora a 180º aprox.
– Garbanzos: 20 minutos + 5 de reposo en olla exprés
– Judías verdes: 10 minutos aprox.
– Quinoa: 10 minutos aprox.

Ingredientes para los garbanzos con calabaza y quinoa

  • 400 gr de garbanzos
  • 100 gr de quinoa
  • 400 gr de judías verdes
  • 1 calabaza grandecita o 2 medianas (preferiblemente cacahuete)
  • 1 cebolla mediana
  • 3 dientes de ajo
  • 2 tomates maduros (de rama o pera)
  • 1 ñora
  • 1 hueso de jamón
  • 3 ó 4 hebras de azafrán
  • 1/2 cdita de pimentón dulce de la vera
  • 1 hoja de laurel

Elaboración de los garbanzos con calabaza y quinoa

  1. Pon a remojo los garbanzos con una puntita de bicarbonato la noche anterior (12 horas)
  2. Precalienta el horno a 180º y en una fuente horno, coloca el hueso de jamón, la calabaza pelada y cortada en trozos de unos 2cm de grosor, la cebolla sin pelar cortada por la mitad, los 2 tomates y los 3 ajos enteros sin pelar. Añade un poco de AOVE, sal y pimienta negra y revuelve bien con las manos. Hornea durante aproximadamente durante 1 hora o hasta que veas que las verduras se pinchan fácilmente y están doraditas (no quemadas). Nota importante: el hueso de jamón lo sacaremos del horno mucho antes. Lo tendremos aproximadamente unos 15 minutos, tiempo suficiente para que se tueste ligeramente.
  3. Añade unos 3 litros de agua a la olla y pon a calentar con el hueso de jamón. NO AÑADAS SAL, o se encallarán los garbanzos. Cuando esté muy caliente (no hace falta que hierva), añade los garbanzos enjuagados y escurridos y ve des-espumando para obtener un caldo lo más limpio posible. Este paso es importante porque eliminaremos gran parte de los gases e impurezas y así el potaje nos sentará infinitamente mejor.
  4. Cuando veas que ya no suelta espuma, añade la ñora, las hebras de azafrán y el laurel. Tapa y cuando el pitorro de la olla comience a dar vueltas, deja que cocine 20 minutos a fuego medio. Transcurrido ese tiempo, apaga el fuego y deja que siga cocinando 5 minutos más con el pitorro puesto.
  5. Deja que salga todo el vapor de la olla y reserva.
  6. Mientras, ponemos 2 cazos con agua y sal a hervir. En uno hierve la quinoa unos 10 minutos, enjuaga bien con agua y reserva. En el otro, cocinaremos las judías verdes cuando el agua rompa a hervir, cortadas en trozos de 1 cm aprox. Hago estas 2 elaboraciones aparte porque tienen mucha menos cocción que los garbanzos y así es más fácil controlar el punto de ambas. Además la quinoa es conveniente enjuagarla siempre después de cocerla para eliminar la parte tóxica que recubre el grano.
  7. Prepara un recipiente con agua muy fría y hielo e introduce las judías verdes cuando estén cocinadas durante un par de minutos. Escurre y reserva. Este paso es opcional, pero así fijaremos el precioso color verde de las judías y la textura quedará más al dente. El resultado será mucho más vistoso y apetecible que si las hervimos junto a los garbanzos.
  8. Cuando las verduras asadas estén listas, pela la cebolla, los tomates y los ajos. Extrae la carne de la ñora con una cuchara, desechando las pepitas. Añade también la calabaza asada y la parte magra del hueso de jamón (retirando la grasa) y cubre con el caldo de los garbanzos. Añade el pimentón, sal, un pelín de pimienta negra y un buen chorro de AOVE. Tritura y emulsiona todo. Añádelo a la olla de los garbanzos y remueve hasta que veas que la mezcla está homogénea.
  9. Cuando el potaje haya reposado y esté algo más tibio, ajusta el punto de sal y añade la quinoa y las judías verdes.
  10. Puedes servir con unas gotitas de AOVE por encima.

Consejos

  • Yo acompaño siempre los potajes con una ensalada mixta sencilla de primer plato, para que resulte una comida más equilibrada.
  • Elige bien las legumbres. Más vale que sean de cierta calidad y que no lleven mil años en tu despensa, o nunca conseguirás el punto adecuado de cocción. Muchas veces la piel queda dura y se rompe sin llegar a cocerse bien.
  • No añadas mucho bicarbonato a los garbanzos en remojo, o sino cogerán un sabor extraño. Es simplemente una puntita para ayudar a reblandecer la piel y que no se encallen durante la cocción.

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja un comentario

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo

 

 

Bienvenido a La ladrona de naranjas, un espacio donde quiero compartir contigo mis mejores recetas.

Cada día apuesto más por la sostenibilidad, así que mi cocina es una cocina sencilla y de temporada, con productos  ecológicos y en su gran mayoría de cercanía. 

Espero impaciente tus comentarios, sugerencias o lo que te apetezca compartir!

@2022 – All Right Reserved. Designed and Developed by La ladrona de naranjas

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo