Inicio Recetas Sopa granaína de escarola

Sopa granaína de escarola

by La ladrona de naranjas
Sopa granaína de escarola

Como cada semana, he recibido mi preciosa cesta de verdura ecológica y para mi sorpresa, no había 1 escarola, sino 2. Tenía pensado hacer una ensalada con ajos fritos, aceite y vinagre como la que nos hacía mi madre. Pero para la segunda escarola no tenía nada previsto. Así que me he acordado de que aquí en Granada hay una receta muy típica de sopa de escarola y no me lo he pensado mucho.

Eso sí, antes he tenido que llamar por teléfono a mi asesora culinaria (osea, mi madre) que me aconseja en todas esas recetas clásicas que hoy en día, desgraciadamente, estamos perdiendo. El problema es que mi madre tiene esa forma de cocinar de antes en que se hacía todo a ojo, y a veces cuando le pido una receta, no hay manera de que me diga cantidades exactas.

Pero aún así, una vez recibidas las pertinentes e imprecisas instrucciones, me he puesto manos a la obra. Y la verdad es que es una sopa muy sencilla y apetecible para uno de esos días, en que como hoy, se te mete el frío en los huesos.

Una vez que la tenía ya marchando con su majaíllo de almendras, ajo y pan frito, me ha invadido un olor conocido que hacía mucho tiempo que no percibía. Un olor que me ha transportado a mi infancia, a esa cocina de antes, de hogar, de reconfortante hogar … ha sido un pequeño instante de pura felicidad y he comprendido que ya no había duda de que mi sopa iba por buen camino.

Con los años, he ido aprendiendo a guiarme por el olfato a la hora de cocinar y la verdad es que éste no suele fallar. Es como ese sexto sentido que tenemos dentro y al que muchas veces ignoramos a la hora de tomar decisiones, pero que en el fondo nunca se equivoca.

Pues de la misma forma, si un guiso huele bien, sabrá aún mejor.

Y muchas veces, cuando busco recrear alguna receta de mi niñez o de algún restaurante en donde he probado un plato inolvidable, y no conozco con exactitud los ingredientes o las proporciones, lo primero que persigo es conseguir el aroma que asocio a esa receta. Es casi como resolver un misterioso enigma y la primera pista es el olor.

La verdad es que me divierte este proceso de adivinación y reconozco que muchas veces no doy con la tecla, pero por otro lado, de ahí surgen recetas nuevas e interesantes, y algunas terminan quedándose para siempre en mi recetario particular.

Es curioso como la inspiración puede surgir de mil maneras distintas …

Detalles antes de comenzar

DificultadRacionesTiempo de preparación Tiempo de cocinado
Fácil
Para 4 personas
15 minutos aprox.25 minutos aprox

Ingredientes para la sopa granaína de escarola

  • 1 escarola mediana
Escarola
Yo he usado una escarola de hoja lisa que me resulta menos amarga, pero se puede usar la de hoja rizada
  • 2 litros de agua
  • 12 almendras con piel
  • 2 dientes de ajo grandecitos
  • 6 rebanadas de pan integral (yo utilizo un buen pan de masa madre)
  • 4 huevos M
  • 6 hebras de azafrán
  • Sal marina y un pelín de pimienta negra
  • Vinagre de manzana (yo uso vinagre sin filtrar pero sirve el que tengas a mano)

Elaboración de la sopa de escarola

  1. Lava la escarola muy bien y retira el pie
  2. Córtala en tiras muy finitas a lo ancho y luego a lo largo para que nos queden trocitos pequeños.
  3. Ponla en una olla y cubre con los 2 litros de agua, 1 buen chorro de vinagre de manzana y sal a ojo
  4. Tapa y cuando rompa a hervir, deja que se cocine a fuego medio durante unos 15 minutos aprox.
  5. Mientras, ve preparando el majao. En una sartén con aove, fríe las almendras con cuidado de que no se quemen, los ajos cortados en láminas y por último el pan.
  6. Tritura todo con la batidora de mano, junto con el azafrán, la pimienta negra y un poco de caldo de la olla, pero reserva unas 3 rodajas de pan para el montaje del plato.
  7. Añade el majao a la olla y remueve bien. Deja que se cocine todo junto unos 5 minutos para que se impregnen bien los sabores y se ligue el caldo.
  8. Prueba y rectifica de sal y añade los huevos uno a uno y con separación suficiente para que se cuajen sin pegarse.
  9. Deja que se cocinen durante 3 ó 4 minutos o hasta que veas que la clara ha coagulado bien pero la yema aún sigue líquida.
  10. Sirve en plato hondo con un huevo para cada comensal y unos trocitos del pan frito que teníamos reservado. Y te aconsejo que la aliñes con un poco más de vinagre al final, pero esto es cuestión de gustos, así que lo mejor es que cada uno lo añada si lo prefiere.

Consejos

De segundo, he preparado unos buñuelos integrales de brócoli que me han salido bordados, así que te dejo el enlace por si te interesa conocer la receta. Por supuesto, puedes sustituir el brócoli por la hortaliza que quieras, como calabacín rallado, col kale, etc…

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja un comentario

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo

 

 

Bienvenido a La ladrona de naranjas, un espacio donde quiero compartir contigo mis mejores recetas.

Cada día apuesto más por la sostenibilidad, así que mi cocina es una cocina sencilla y de temporada, con productos  ecológicos y en su gran mayoría de cercanía. 

Espero impaciente tus comentarios, sugerencias o lo que te apetezca compartir!

@2022 – All Right Reserved. Designed and Developed by La ladrona de naranjas

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo