Inicio RecetasPlato principal Garbanzos con bacalao y crema de calabacín

Garbanzos con bacalao y crema de calabacín

by La ladrona de naranjas
Garbanzos con bacalao

Se podría decir que esta receta es una versión express del potaje de garbanzos con bacalao; muy sencilla, saludable y equilibrada, que tiene como base una deliciosa crema de calabacín.

En ocasiones uso un recurso muy socorrido para este tipo de platos y que no necesita ninguna planificación en cuanto a tiempo de remojo, cocción, etc.. Estoy hablando de las legumbres en conserva.

Siempre tengo algunos botes en casa, que vienen fenomenal para preparar un plato sano y rico en un plis plas. Me dan mucho juego a la hora de improvisar ensaladas, salteados, humus, guisos …

Y en mi caso, el beneficio adicional es que, cuando los preparo de esta forma, me sientan mucho mejor; no sé cuál es el motivo exactamente, pero intuyo que puede ser debido a que cuando hacemos un guiso de legumbres, por muy bien que des-espumemos el caldo, siempre quedan en él algunos de los antinutrientes que desprenden las mismas legumbres al cocerse.

Es cierto que la mayoría de estos antinutrientes se transforman durante el proceso de remojo y posterior cocinado de éstas, pero por lo que yo he podido experimentar, es que prescindiendo del caldo de cocción, suelo hacer mejor la digestión.

Creo que interesarnos e informarnos acerca de los alimentos que ingerimos, y de cuál es el método más adecuado para cocinarlos, es fundamental si queremos llevar una alimentación saludable, pero más allá de esto, creo que también es muy importante prestar atención a cómo reacciona nuestro organismo cuando ingerimos ciertos alimentos, aquello que nos sienta bien y lo que nos sienta mal. Y nadie puede saberlo mejor que nosotros mismos.

Así que en mi caso particular, al utilizar garbanzos ya cocidos en conserva, me salto los posibles contras del caldo y lo sustituyo por una crema muy ligera de hortalizas, que además complementa fenomenal con los garbanzos y el bacalao.

Detalles antes de comenzar

Dificultad Raciones Tiempo de
preparación
Tiempo de cocinado
Fácil4 personas 15 minutosLa crema: 15 min
El bacalao: 10 min + 3 min de reposo

Ingredientes para los garbanzos con bacalao y crema de calabacín

  • 2 botes de 400 gr de garbanzos ya cocidos (peso escurrido)
  • 2 lomos de bacalao desalado sin espinas (fresco o congelado). En total unos 800 gr de bacalao
  • 1 huevo cocido
  • 150 gr de gamba tipo arrocera
  • 3 dientes de ajo
  • 1 ñora
  • Perejil fresco
  • Para la crema:
  • 1 calabacín
  • Media cebolla
  • 1 puerro entero (la parte verde también)
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta negra + blanca
  • 1 hoja de laurel
  • 1,250 litros de agua (también queda muy rica si usamos un buen caldo o fumet de pescado)

Elaboración de los garbanzos con bacalao y crema de calabacín

  1. Lo primero que haremos será preparar la crema de calabacín en un santiamén. Rehogamos unos minutos el puerro y la cebolla con un poco de aove y cuando se vuelvan translúcidos, añadimos el calabacín y el ajo pelado machacado.
Crema de calabacín y puerro

Para preparar una crema de verduras, puedes cortar las verduras como quieras. No hace falta que sea de una determinada forma porque después irá todo triturado, pero ten en cuenta que cuanto más pequeños sean los trocitos de verdura, antes terminará de cocinarse, así que si tienes prisa, ya sabes.

Tampoco es necesario rehogar las verduras, pero esto nos dará un punto más de sabor. No obstante, si quieres conseguir una crema super-super saludable, cuece todo en crudo y listo.

2. Una vez añadido el calabacín, seguimos sofriendo unos 5 minutos más y añadimos el agua o caldo. Yo he añadido mitad agua y mitad fumet de pescado, porque tenía en el congelador un poco de caldo guardado que me sobró de una paella que hice el otro día.

Cuando hago caldos o fumets, me gusta hacer un poco más y congelar lo que sobra en tarros de cristal individuales para echar mano cuando quiero hacer una salsa con más profundidad de sabor o como en este caso, una crema de verduras más sabrosa.

De todas formas, puedes añadir sólo agua si no tienes ningún caldito por ahí de reserva. El bacalao también aportará después un puntito adicional de sabor muy especial al plato .

3. Añadimos sal, una hoja de laurel, una pizca de pimienta negra y otra de pimienta blanca. Cuando rompa a hervir, bajamos el fuego un poco y dejamos que se cocine suavemente durante unos 15 minutos (tiene que hervir pero lo justito).

4. Cuando esté lista, trituramos y ponemos a punto de sal (déjala un pelín insulsa porque el bacalao terminará de darle el toque maestro de sal y siempre puedes ajustarlo al final si lo ves soso).

Puré de calabacín

Cocinando el bacalao …

5. Pasamos la crema a una cazuela baja, añadimos los garbanzos escurridos y media ñora picadita (no hace falta hidratarla previamente). La ponemos al fuego y cuando rompa a hervir, baja el fuego casi al mínimo y dispón por encima los lomos de bacalao con la piel hacia arriba y cortados en trozos de unos de unos 6 ó 7 centímetros de largo.

6. Tapa y deja cocinar unos 10 minutos aproximadamente pero a fuego muy bajo. Yo en mi vitro lo puse en el 4 (tiene hasta el 9). El punto del bacalao es muy frágil y pasa de ser una delicatessen a un pescado correoso en menos que canta un gallo. Así que ve comprobando el punto y cuando pase de estar como transparente a estar blanco y se deshaga en lascas al tocarlo, estará listo.

7. Aparta del fuego, destapa y añade las gambas peladas. Te aconsejo que lo dejes reposar unos 3 minutos aproximadamente. Así se asentará mejor el bacalao y las gambas se cocinarán en su punto con el calor residual.

Dando el toque final: chips de ajo y aceite de ñora

8. Mientras reposa nuestro guiso, vamos a sofreír durante un par de minutos y en una sartén pequeña con un poco de aove, la media ñora que nos quedaba cortada en dos o tres trozos. De esta forma, el aceite cogerá el sabor dulce y ahumado de la ñora.

Cuidado que no se queme, o nos amargará el aceite.

8. Al mismo tiempo, añadimos los ajos cortados en láminas muy finitas. El fuego ha de estar al mínimo para que se doren bien sin quemarse y te queden crujientes, que es la idea.

A la hora de servir, añade en el fondo del plato la crema y los garbanzos y reparte por encima trocitos de huevo cocido y las raciones de bacalao que consideres adecuadas por persona. Corona el bacalao con los chips de ajo y unas gotitas de aceite de ñora y ajo. Pica perejil muy finito y esparce en forma de lluvia por todo el plato.

Consejos

En lugar de garbanzos, puedes utilizar la legumbre que quieras y en vez de bacalao, puedes usar otro pescado, como merluza, dorada, lubina, etc..

Y por supuesto también puedes cambiar la crema y hacerla de la verdura u hortaliza que prefieras: calabaza, espinacas, coliflor, etc…

Lo importante es que te quedes con el concepto de la receta y así podrás elaborar tus propias recetas con distintas combinaciones e ir variando según la temporada.

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja un comentario

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo

 

 

Bienvenido a La ladrona de naranjas, un espacio donde quiero compartir contigo mis mejores recetas.

Cada día apuesto más por la sostenibilidad, así que mi cocina es una cocina sencilla y de temporada, con productos  ecológicos y en su gran mayoría de cercanía. 

Espero impaciente tus comentarios, sugerencias o lo que te apetezca compartir!

@2022 – All Right Reserved. Designed and Developed by La ladrona de naranjas

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo