Inicio RecetasDulce Helado de yogurt y frutos rojos

Helado de yogurt y frutos rojos

by La ladrona de naranjas
Helado de yogur y frutos rojos

Ya ha llegado el veranito, las chicharras cantan y las higueras desprenden su aroma por doquier. Eso significa que ya es hora de inaugurar la temporada de helados… ¡Yupiii!!! Así que no veo mejor forma de comenzar que con este helado de yogurt y frutos rojos, que es sin duda, uno de mis favoritos. Además es super sano, ligero y refrescante, lleno de probióticos, nutrientes esenciales, fibra, y antioxidantes. Y si encima está delicioso, ¿qué más se puede pedir?

Durante el resto del año, suelo dar a mi hija de merienda algo de fruta y yogurt, pero en verano, entre que la fruta se conserva bastante peor, y que los horarios se descolocan, ya hace tiempo que se me ocurrió una idea para matar estos dos pájaros de un tiro. Y tuvo tanta aceptación en mi casa, que ya forma parte de mis recetas veraniegas que no pueden faltar. De esta forma, le quito el gusanillo de tomarse un helado en verano, al tiempo que se toma una merienda o un tentempié saludable ya listo para tomar en cualquier momento del día.

Y ya de paso, para los adultos también, que yo no sé tú, pero a mí en verano se me despierta el instinto heladil y no hay quién lo pare. Y ya sabemos que los helados industriales no son la mejor opción para la operación bikini. Así que esta es tu oportunidad de comerte un buen helado libre de culpa.

Para preparar este helado, yo he comprado expresamente fresas, frambuesas y grosellas ecológicas, porque están de temporada y ya lo tenía en mente, pero si tienes por ahí fruta que se ha madurado muy rápido, y no te va a dar tiempo a consumirla, ésta es una receta estupenda de aprovechamiento. Puedes hacer el helado de lo que quieras; tan sólo ajusta la cantidad del endulzante que elijas según la fruta que hayas escogido. Por ejemplo, con plátano, hará falta menos cantidad de endulzante.

Fresas

Yo suelo usar un poco de panela, combinada con sirope de ágave o miel, que harán las veces del «azúcar invertido» que seguro sueles ver en casi todas las recetas de helados. Su función es evitar que nuestro helado se cristalice, aunque hay más truquillos para evitar la cristalización, que verás a continuación.

Detalles antes de comenzar

DificultadRacionesTiempo de preparación Tiempo de cocinado
FácilPara 1,5 litros de helado aprox.30 minutos

Ingredientes para el helado de yogurt y frutos rojos

  • 450 gr de fresas
  • 125 gr de frambuesas
  • 125 gr de grosellas
  • 550 ml de yogurt natural sin azúcar (yo he usado yogurt griego de cabra ecológico, pero puedes usar el que quieras; eso sí, importante que sea sin sabor y sin azúcar y si es tipo griego, mejor. Así el helado será más cremoso)
  • 1 trocito de vainilla Bourbon en rama de 1 cm aproximadamente
  • Una cdita. de canela en polvo
  • 1 pizca de sal (equilibra los sabores y ayuda a madurar la mezcla)
  • 3 cdas. de panela (yo usé panela avainillada. Más abajo te explico cómo hacerla para infinidad de recetas)
  • 6 cdas. de sirope de ágave (en su lugar, puedes usar miel, pero te advierto que la miel altera un poco el sabor del helado, y además el sirope de ágave tiene un índice glucémico muy bajo, por lo que de paso controlamos un poco el tema del azúcar).
  • 1 chorrito de zumo de limón + unas lascas de cáscara de limón (sólo la parte amarilla, ojo!)

Elaboración del helado de yogurt y frutos rojos

Helado de yogurt y frutos rojos
  1. Lava bien la fruta y deja escurriendo un rato. Tritura las frambuesas y las grosellas y pasa por un colador para eliminar las pepitas. Cuando lo tengas bien colado, añade las fresas cortadas por la mitad, junto a todos los ingredientes, excepto el yogurt. Remueve y deja macerar en la nevera 1 hora aproximadamente. Se formará un delicioso almíbar que ayudará a evitar la formación de cristales y por tanto a crear una buena textura de helado.
  2. Al mismo tiempo mete el yogurt en el congelador durante 1 hora, el tiempo que tarda la fruta en macerarse.
  3. Mezcla la fruta con el yogurt y tritura con la batidora, subiendo y bajando el brazo de la batidora, para crear la máxima cantidad de burbujas. Este aire también contribuye a evitar que se formen cristales.
  4. Prueba y ajusta la cantidad de sirope según tus gustos y ten en cuenta que cuando enfríe, estará menos dulce. Vuelve a mezclar. Este helado en concreto, al llevar grosella y frambuesa, necesita un poco más endulzante que otros, ya que ambas, especialmente la grosella, son muy ácidas
  5. Ahora tienes 2 opciones. Puedes dejar la mezcla en nevera toda la noche para que madure, lo cual te recomiendo porque al día siguiente mejora bastante el sabor, o puedes llevarlo directamente al congelador si tienes prisa.
  6. Sea cual sea la opción que hayas elegido, una vez en el conge, procura batir el helado cada 1,5 horas o 2 horas aprox, un par de veces. Cuantas más veces repitas este proceso, más sedosa y cremosa será la textura del helado, aunque con dos o tres veces, yo creo que está más que bien. Si tienes heladera, puedes saltarte este proceso. Simplemente vierte la mezcla fría y el helado obedecerá tus órdenes dándole a un simple botón.
  7. Deja que se congele unas horas más hasta que veas que tiene suficiente consistencia para servirlo.

Consejos

Hay que tener en cuenta que no se trata de un helado industrial, con sus estabilizantes, emulsionantes y demás estupendos aditivos, aparte de que no lleva cantidades ingentes de grasa y azúcar, 2 elementos principales que son responsables de la cremosidad del helado. Con esto te quiero decir que no esperes un resultado exactamente igual cuando lo saques del congelador para consumirlo, ya que estará un poquitín más duro que el de la tienda. Simplemente, sácalo unos 15 minutos antes de tomarlo y en cuanto se ablande un poco, ya puedes servirlo igual que cualquier helado normal.

Helado de fresa

Para preparar el azúcar avainillado, vierte en un bote el azúcar que sueles consumir normalmente (yo lo hago con panela) y añade los trocitos de las ramas de vainilla que vayas utilizando para cualquier elaboración.

Normalmente usamos las semillas de dentro y desechamos la parte exterior, pero la cáscara de la vaina es oro en paño para aromatizar cualquier receta, por ejemplo este azúcar avainillado. Así que por favor, ¡no la tires! Remueve bien y guarda el bote bien cerrado. La próxima vez que lo abras, tu nariz se llevará una grata sorpresa. Puedes usarlo para todo tipo de postres, magdalenas, bizcochos, batidos, etc…

Y por último, si te apetece probar un experimento heladil todavía más ligero, te recomiendo que veas la receta de este sorbete de sandía y jengibre super refrescante para estos días de tanto calor.

ENTRADAS RELACIONADAS

2 Comentarios

Pilar Fuentes Marquez ( quecocinashoy) 13 de mayo de 2022 - 11:47

Muy rico el helado y Casero mucho mejor, con el calor que hace, un saludo y buen fin de semana 👋👋

Responder
La ladrona de naranjas 14 de mayo de 2022 - 08:49

Muchas gracias Pilar, me alegro de que te guste. A mí me encanta preparar helados caseros cuando empieza esta temporada y como se puede utilizar cualquier la fruta, también puede servir para aprovechar fruta que se ha madurado y que no nos da tiempo a consumir. Buen finde!!

Responder

Deja un comentario

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo

 

 

Bienvenido a La ladrona de naranjas, un espacio donde quiero compartir contigo mis mejores recetas.

Cada día apuesto más por la sostenibilidad, así que mi cocina es una cocina sencilla y de temporada, con productos  ecológicos y en su gran mayoría de cercanía. 

Espero impaciente tus comentarios, sugerencias o lo que te apetezca compartir!

@2022 – All Right Reserved. Designed and Developed by La ladrona de naranjas

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo