Inicio RecetasDulce Mermelada casera de membrillo

Mermelada casera de membrillo

by La ladrona de naranjas
Mermelada de membrillo

Sí, lo confieso; además de naranjas, robo membrillos. Es broma, estos me los han dado mis vecinos, que tienen un membrillo muy hermoso. Y tu dirás, ¿mermelada casera de membrillo? pero … ¿no será dulce de membrillo?

Pues no, efectivamente se trata de mermelada y es que nunca me ha llegado a gustar del todo la textura del dulce de membrillo.

Por eso, la primera vez que me regalaron estos membrillos, que por cierto son ecológicos, decidí probar a hacer mermelada y porqué no, ya de paso a cambiar un poquito los sabores tradicionales del dulce de membrillo de toda la vida. ¿Y cómo? pues con mis amigas las especias, que son estupendas para dar aromas y sabores increíbles a cualquier cosa.

Eso sí, te advierto que he añadido muchísima menos azúcar que en cualquier receta de mermelada que veas por ahí, y es posible que a alguien le pueda resultar algo insulsa. Es cuestión de cada paladar y el mío ya está acostumbrado a tomar dulces con menos azúcar de lo habitual.

Por si no lo sabías (yo antes no lo sabía), el paladar se puede educar e ir acostumbrando poco a poco a sabores menos dulces o salados que por ejemplo, los productos que compramos en el super. De hecho, a mí ya me es imposible comerme una galleta, magdalena, mermelada o bombón industrial; y es que me resultan suuuuper dulces y noto siempre un sabor como artificial.

No sé si te pasa igual. Si es así, esta mermelada casera de membrillo te encantará: suave, ligeramente ácida y muy aromática.

Por otro lado, el hecho de que esta mermelada esté elaborada a base de membrillo, ayuda en gran medida a compensar la cantidad de azúcar que pueda contener.

Propiedades del membrillo

Esto se debe a que el membrillo tiene una gran cantidad de fibra, y la fibra ayuda a que nuestro intestino absorba el azúcar más lentamente, lo que hace que el pico de azúcar en sangre que se produce cuando ingerimos esos azúcares, sea bajo.

Pero aunque el membrillo tenga muchísima fibra y esta mermelada contenga menos azúcar de lo habitual, no deja de ser una mermelada con azúcar, así que tampoco es plan de comerse el tarro entero de una sentada. Aunque sean caseros, siempre debemos consumir nuestros dulces ocasionalmente y con moderación.

Y es que no quiero aguarle la fiesta a nadie, pero «casero» no es siempre igual a «saludable». Depende mucho de los ingredientes que utilicemos y las cantidades que utilicemos de algunos de ellos.

Mis ingredientes favoritos a la hora de preparar dulces caseros son: harinas integrales (de grano entero), huevos, leche fresca o vegetal, aceite de oliva o de coco virgen extra, frutas naturales, semillas, frutos secos, copos de avena u otros cereales integrales, chocolate negro, panela y sirope de ágave o miel. Y siempre que sea posible, utilizo ingredientes ecológicos.

Detalles antes de comenzar

DificultadRacionesTiempo de preparación Tiempo de cocinado
FácilPara unos 840 gr de mermelada15 minutos 30 minutos aprox.

Ingredientes para la mermelada casera de membrillo

  • 960 gr de membrillos ya pelados y sin el corazón (te doy este dato porque así calcularemos mejor la cantidad de agua y azúcar a añadir). Los míos pesaban casi 2 kg sin pelarlos ni quitarles el corazón, así que procura pesarlos cuando ya los tengas pelados y cortados.
  • 192 gr de panela o cualquier azúcar no refinado (el azúcar es un 20% respecto al peso de la fruta).
  • 580 ml de agua
  • La cáscara de un limón en pequeñas lascas (sólo la parte amarilla)
  • 1 buen chorro de zumo de limón
  • 1 rama de canela + 1 pizca de canela en polvo
  • 12 cardamomos (sólo las semillas) + 2 clavos + 4 granos de pimienta de jamaica machacados

Elaboración de la mermelada casera de membrillo

Siempre que vayamos a elaborar una conserva, deberíamos primero esterilizar los botes donde vayamos a envasarla. Deben ser botes de cristal y con las tapaderas en buenas condiciones. Simplemente, metemos los botes y las tapaderas en una olla con agua que los cubra y cuando rompa a hervir, los tenemos 10 minutos.

Después los dejamos escurrir en un paño limpio y mientras se secan, hacemos nuestra conserva, en este caso mermelada.

  1. Pelamos los membrillos y desechamos el corazón y las partes picadas o que no tengan buena pinta. Cuando los tengamos todos, lo pesamos y en función del peso, calculamos la cantidad de azúcar (20%) y agua (60%) que añadiremos. Normalmente no añado agua a las mermeladas que hago, pero en este caso, como el membrillo contiene fundamentalmente fibra y poca agua, es muy duro y necesita agua para poder cocerse y ablandarse.
  2. Ponemos todo junto con las especias y el limón en una cazuela o cazo al fuego medio y dejamos cocer hasta que veamos que el membrillo se puede pinchar fácilmente con la punta del cuchillo (unos 20 aprox.) Apartamos la canela en rama y trituramos con la batidora de vaso hasta que quede un puré fino.
  3. Volvemos a poner al fuego y dejamos reducir unos 5 minutos más sin parar de remover. En este momento puedes probarla para ver si quieres añadir un poco más de limón o azúcar, aunque ten en cuenta que el sabor real no lo podrás apreciar hasta que se enfríe bien transcurridas unas horas.
  4. Vertemos en los tarros que tenemos preparados (totalmente secos) e intenta eliminar las pequeñas bolsas de aire que queden en los botes con la punta de un palillo o cuchillo. Tapa y aquí puedes elegir entre dos opciones para provocar el vacío en los botes.

Métodos de conservación para mermeladas caseras

Mermelada casera de membrillo
  1. Si hemos vertido la mermelada muy caliente y los cerramos inmediatamente, volteamos los botes y los dejamos boca abajo hasta el día siguiente. El vacío se hará solo. Aguantarán unos 6 meses, pero es mejor conservarlos en frío.
  2. Si quieres un método más fiable y que la mermelada te aguante más tiempo, mete los botes cerrados en una olla profunda cubiertos de agua y hierve durante 30 minutos (en olla rápida sería la mitad de tiempo). Así no sólo hacemos el vacío sino que pasteurizamos el contenido de los botes. Apaga el fuego y déjalos enfriar dentro de la olla. Con este método te aguantarán el doble o incluso más tiempo y puedes conservarlos a temperatura ambiente.

Consejos

  • Si lo que pretendes es hacer dulce de membrillo, simplemente deja reducir más tiempo hasta conseguir una consistencia más sólida. Extiéndelo en un recipiente rectangular y deja enfriar a temperatura ambiente y después guarda en nevera (tapado) hasta el día siguiente, donde terminará por solidificarse del todo.
  • Si crees que te ha salido demasiada cantidad de mermelada, puedes elaborar con la que te sobre un rico chutney de membrillo en sólo 10 minutos. Si quieres saber cómo hacerlo pincha en el enlace.

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja un comentario

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo

 

 

Bienvenido a La ladrona de naranjas, un espacio donde quiero compartir contigo mis mejores recetas.

Cada día apuesto más por la sostenibilidad, así que mi cocina es una cocina sencilla y de temporada, con productos  ecológicos y en su gran mayoría de cercanía. 

Espero impaciente tus comentarios, sugerencias o lo que te apetezca compartir!

@2022 – All Right Reserved. Designed and Developed by La ladrona de naranjas

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo