Inicio RecetasDulce Mermelada casera de higos y jengibre

Mermelada casera de higos y jengibre

by La ladrona de naranjas
Mermelada casera de higos y jengibre

Como cada mañana, ayer iba paseando por el campo, cuando vi una enorme higuera con multitud de higos ya maduros y con pinta de caerse de un momento a otro. Me encantan las higueras, su frondosidad y su increíble aroma …. es un árbol que ha estado siempre presente en mi niñez y que, junto al canto de las chicharras, asocio al verano y las vacaciones.

Una higuera puede crecer en cualquier sitio. He visto algunas higueras plantadas sobre piedra, en cualquier resquicio imposible del camino. Es increíble como la vida se abre paso de multitud de formas.

Volviendo a mi higuera de ayer, había decenas de higos caídos y aplastados en el suelo, por lo que llegué a la conclusión de que tristemente, nadie se preocupaba de recolectarlos, como pasa con muchos de los frutales de por aquí.

Así que pensé en coger unos pocos, pero pronto me vi llenando mi mochila entera de preciosos higos en su punto justo de maduración. Y al llegar a casa, me di cuenta de que me había pasado tres pueblos, así que casi sin pensarlo, puse un cazo al fuego para preparar una mermelada casera de higos y jengibre.

Detalles antes de comenzar

DificultadRacionesTiempo de preparación Tiempo de cocinado
Baja
500 gr de mermelada
20 minutos aprox. + 1 noche de reposo30 min aprox

Ingredientes para la mermelada casera de higos y jengibre

  • 1 kg de higos maduros (si son robados mejor que mejor)
  • 140 gr de panela
  • Pizca de sal
  • 30 gr de raíz de jengibre
  • 1 lima (cáscara y zumo)
  • El zumo de 1 limón
  • 1 cm de una vaina fresca de vainilla

Elaboración

  1. Pela y corta los higos por la mitad y cada mitad en 4 trozos.
  2. Ralla la lima o extrae lascas con la ayuda de un pelador (pero sin la parte blanca)
  3. Exprime el zumo de el limón y la lima.
  4. Abre por la mitad el trocito de vainilla y raspa bien hasta extraer las semillas (pero no tires la piel de la vaina)
  5. Mezcla todos los ingredientes, tapa y deja macerar en nevera toda la noche
  6. Al día siguiente, vierte en una cazuela amplia y baja y pon a fuego medio bajo.
  7. Ve removiendo de vez en cuando y sobre todo al final porque tenderá a pegarse.
  8. Para comprobar que la mermelada está lista, dibuja un camino en el fondo de la cacerola. Si se mantiene un par de segundos, ya puedes retirarla del fuego y verter en botes de cristal previamente esterilizados.

Consejos

Para conservar correctamente tu mermelada, puedes elegir cualquiera de estos métodos.

Mermelada casera de higos y jengibre

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja un comentario

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo

 

 

Bienvenido a La ladrona de naranjas, un espacio donde quiero compartir contigo mis mejores recetas.

Cada día apuesto más por la sostenibilidad, así que mi cocina es una cocina sencilla y de temporada, con productos  ecológicos y en su gran mayoría de cercanía. 

Espero impaciente tus comentarios, sugerencias o lo que te apetezca compartir!

@2022 – All Right Reserved. Designed and Developed by La ladrona de naranjas

No se ha podido validar tu suscripción. Inténtalo de nuevo o ponte en contacto conmigo si lo prefieres
Gracias por suscribirte!

Suscríbete al blog para recibir las nuevas recetas en tu correo